Monday, April 04, 2011

ACEPTACION

Aceptación ha sido un tema retante para mí en los últimos tiempos. Me he dado cuenta de que una de las barreras más grandes del ser humano en su evolución personal, profesional, espiritual, emocional, es la aceptación. Sabemos que lo único que tenemos certero en la vida es el cambio. La vida es dinámica y la única constante de la vida es el cambio. Lo sabemos. Lo vemos en nuestros cuerpos a diario. Lo vemos en el mundo cómo diariamente enfrenta nuevos eventos. Lo vemos en nuestros hijos cómo crecen y evolucionan ante nuestros ojos todos los días. Lo vemos en el clima que varía de nublado a soleado, de frío a caluroso. Lo vemos en las estaciones del año cómo van de invierno a primavera a verano a otoño. Lo vemos cómo la vida comienza y termina para muchos, en un mismo día. Lo vemos en el día que no permanece día y se hace noche y día, todos los días. Lo vemos en todo. Sin embargo, a pesar de que nos enfrentamos al cambio a diario, no lo aceptamos. Si llueve nos quejamos porque queríamos un día soleado, a pesar de saber que la lluvia es esencial para la vida y que nos traerá grandes beneficios aun con las contrariedades que pueda provocar. Si hace frío añoramos los días de más calor, a pesar de que el frío mantiene en balance al ecosistema y necesitamos ese balance. Queremos un cambio, de ambiente, de estatus social y económico, de estatus marital, pero al enfrentarnos a la decisión de adoptar ese cambio flaqueamos y nos invade el temor. Ponemos resistencia al cambio, lo cual no hace mucho sentido porque crecemos y vivimos sabiendo que el cambio es inevitable y necesario. Pero aceptarlo es un paso fuerte para muchos.


La aceptación conlleva cambiar nuestros paradigmas con respecto a lo que nos rodea y a nuestro comportamiento. Aceptar que tenemos que cambiar es tarea difícil. Aceptar las consecuencias inmediatas del cambio es arduo porque muchas veces implica incomodidad, sufrimiento, dolor, aun cuando sabemos que ese cambio revelará cosas mucho mejores en el futuro y nos traerá las cosas que queremos al final de cuentas. Si queremos un cambio en nuestro estatus financiero y una mudanza de domicilio es lo que tenemos que hacer para lograrlo, aceptar que esa es la opción más productiva para alcanzar nuestras metas y aceptar vivir con el escozor temporal de la decisión de cambiar muchas veces previene y/u obstaculiza ese cambio. Aceptar que ya no tenemos cierta edad y que la vejez es inminente e imparable, que una relación no funciona en su constitución actual, la muerte aunque certera, y hasta los cambios que traerán beneficios positivos a nuestra vida es tarea difícil. Aceptar es el reto más grande de cambiar. Pero la falta de aceptación solo trae resistencia negativa a un cambio que es necesario o inminente. Y esa falta de aceptación nos trae amargura, estrés, soledad, tristeza, ansiedad; sentimientos los cuales los alimentamos con el temor para dejarlos vivos por tiempo ilimitado.


Durante mi corta experiencia en la vida me he dado cuenta de que el cambio, no solo es constante, sino también necesario y enriquecedor. También durante mis experiencias me he dado cuenta de que el cambio trae consigo un periodo de caos total que no se siente muy bien. Sin embargo, luego de ese caos la vida se desenvuelve revelando el resultado de ese cambio y al final de cuentas siempre es positivo. No aceptar el cambio lo resiste, lo tensa, lo estrecha a su límite. Aceptarlo es asumir la responsabilidad del cambio, ser el líder de ese cambio y manejarlo con nosotros al timón. A pesar de que la aceptación no previene muchos de los malestares del cambio, la aceptación nos pone en control del cambio y nos da la visión de que somos los que decidimos el cambio y/o cómo vivirlo. Muchos cambios son inevitables y están fuera de nuestro alcance y control. Sin embargo, nuestra respuesta a esos cambios, nuestro proceso a través de ellos y el resultado que obtenemos está en nuestro poder decidirlos. Aceptar o no el cambio es nuestra potestad. Cómo lo vivimos es nuestra prerrogativa.

2 comments:

sewa mobil said...

Very nice, thanks.

Vicente Duque said...

Happy Fourth of July, For Everybody - For All ! - Americans or not ! - Citizens or not ! - A good day for reflection - Think everybody that America can give more good fruits, for the Nation and the World - Think of the Common Good !

The USA is a great contribution to the History and Progress of Mankind, to the development of Law, Government, Democracy, Freedoms, Liberties, Free Speech and Free Press, to Parliamentary or Congress system of Legislation, to Supreme Court, Circuit Courts and the Universal History of the Judiciary.

But it is necessary to integrate American Latinos fully to American Society and in particular those called "Illegal Aliens", sometimes with derision and hatred. And called with more respect or love "Undocumented Immigrants" by many intelligent Anglos that understand that they are all part of America and the American Dream.

This was beautifully and poetically expressed by President Obama in a recent speech in San Antonio, Texas - Nobody could have said it better than this Great Man and Great President.

The Integration of Good Resident Latinos to American Civil Order and Society would be great fuel for the American Economic Machine and Powerhouse.

I do not have the slightest doubt that this Integration by means of "Comprehensive Immigration Reform" or any other name or catch-phrase is good for the American Economy and to overcome any lingering doubts about Jobs, Employment, the Economy, Finance, Wall Street, the Debt, Social Security, Health Overhaul, etc...

I also think that sooner or later all Political Parties in America will understand this Great Truth of Integration and Inclusion, and this will be a new impulse to American Society and American Dreams.

The Nation that does not take advantage of Youth : of Children in Elementary Schools, of
Youngsters in High School and College is asking for many troubles in the long term Future.

Leaving Children and Youngsters uneducated is the best help to Crime and Delinquency, to thugs, to a Jail System ( many of those prisons are private ) that is an excellent business for a few, but that condemns millions to be bums for life, being fed, clothed and maintained by Taxpayers.


The U. S. Supreme Court in its 1982 case, Plyler v. Doe reminded us why it's important not to foreclose public education to undocumented students : "Many of the undocumented children disabled by this classification will remain in this country indefinitely, and some will become lawful residents or citizens of the United States"


The U. S. Supreme Court continues :


"It is difficult to understand precisely what the State hopes to achieve by promoting the creation and perpetuation of a subclass of illiterates within our boundaries, surely adding to the problems and costs of unemployment, welfare, and crime. It is thus clear that whatever savings might be achieved by denying these children an education, they are wholly insubstantial in light of the costs involved to these children, the State, and the Nation."


...............

Vicente Duque